La televisión es un medio de comunicación masiva, inventado en la década de 1930 por John Logie Baird (1888-1946), que tiene la capacidad de transmitir imágenes y sonido, y es un gran instrumento de la globalización. Fue en la década de 1950, cuando este aparato, llamado comúnmente TV, comenzó a hacerse popular, esto es después de la segunda guerra mundial.

Entre los antecedentes de la televisión se destaca el disco de Nipkow, creado y patentado por Paul Nipkow (alemán), en el año 1884.

Mientras que Baird se ocupó de elaborar este aparato tan utilizado actualmente y que forma parte de la vida cotidiana, el ingeniero Guillermo González Camarena (1917-1965), se preocupó por brindarle color, y así es que hoy en día existe la televisión a color, patentada en 1940.

Para explicar el funcionamiento de la televisión, debemos hablar de tres partes que hacen posible la transmisión de imágenes y sonido a cualquier distancia: el aparato emisor, el canal, y el aparato receptor. En líneas generales, el aparato emisor se compone de una cámara que capta la imagen y un micrófono que capta el sonido; el canal es el medio de transmisión entre el aparato emisor y el receptor, como puede ser por ejemplo el cable o el satélite; y el aparato receptor es un altavoz que hace posible escuchar el sonido y un tubo de rayos catódicos, también conocido como TRC, que gracias a la emisión de luz permite reconstruir la imagen de la cámara que la ha emitido.

La televisión es actualmente un factor de gran valor dentro de la sociedad, tanto así que es un agente socializador, e influye en el comportamiento, el pensamiento, la cultura, los valores, y la formación personal de cada individuo. Tiene además, diversas funciones, como el entretenimiento, la promoción de productos, el aprendizaje, y la información.